Agradecimientos: Constanza Bitthoff, Santiago Cao, Nayla Espinosa, Daniel Castellanos Mora, Tacy Borg, Andrea Feuillet, Mariana Mazza, Picóscar Rangel, Andrea Ascuntar, Juan Hoyos, Claudia Aruquipa, mis padres: Judith Sánchez y Raúl Barrantes, mis hermanas: Hanna Isua y Nani Barrantes.       

También a la Residencia Artística Internacional en CheLA, auspiciada por Plataforma BogotáFundación Alzate AvendañoUniversidad de Buenos Aires -UBA-, Fundación EXACTA y Centro Hipermediático Experimental Latinoamericano -CheLA.




SUTIL DESGARRO
por Tzitzi Barrantes

Llevo a la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA (Universidad de Buenos Aires) un frasco transparente de vidrio en el cual tengo encapsulada una bolita de gasa con sangre menstrual que generó un entramado de organismos vivos adhiridos a las paredes del frasco, los cuales he visto transformarse desde el mes de diciembre de 2011. Allí me indican que están especializados en otro tipo de hongos y me sugieren ir al Instituto Malbrán.

En el edificio de la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud “Dr. Carlos G. Malbrán” me recibe Mariana Mazza y me comenta que posiblemente se trate de un hongo micelial, sin embargo, la formación del mismo no dependió solamente de la sangre menstrual, cualquier espora o partícula en el aire que haya estado en el momento de sacarlo de la vagina y guardarlo en el frasco pudo haber estimulado esa reacción. También me aclara que no solo hay una clase de hongo, sino varios difíciles de identificar, y por ende, al ser diversos los factores que generaron esas vidas diminutas no es tan viable crear uno o más idénticos y tampoco clasificarlos.

Al mostrarle fotografías de las transformaciones que ha tenido el contenido del frasco, ella interpreta que posiblemente detuvo su etapa de crecimiento al no encontrar más alimento, sin embargo, puede vivir largo tiempo sin alimentarse.

Este acontecimiento y reacción inclasificable lo translado a un espacio particular del CheLA (antiguamente una Fábrica de Amianto), el espacio que elijo tiene hendiduras o grietas en las paredes que al colocarles leds (bombillos pequeños) y oscurecer el lugar aparecen texturas, diferentes matices de luces cálidas y sombras, también se resaltan las profundidades de cada una de las grietas-vulvas.

Sobre una de las paredes del recinto proyecto un video donde se ve mi cuerpo desnudo visto desde abajo, en el primer plano mis pies y en el segundo mis manos y una bolita de gasa que sutilmente se va agrandando, una de las puntas de la tira de gasa se encuentra aún en mi vagina permeándose de sangre menstrual, el video permite modificar y enrarecer la perspectiva desde donde observar un cuerpo femenino, puesto que la acción (para video) se hace parada sobre una mesa con un vidrio grueso. Esa misma mesa se encuentra ubicada en una zona central y sobre ella hay una bolita de gasa con sangre extraída durante la acción, el frasco con organismos vivos y tres lupas.

De esta manera se sugiere al espectador caminar por los espacios que sean de su interés: la proyección de la video-acción, las grietas de las paredes sutilmente iluminadas; el frasco de vidrio con hongos, la bolita de gasa, las lupas sobre la mesa y este libro bajo la mesa; mi voz relatando y compartiendo experiencias obtenidas durante la residencia y configuración de este proyecto. A cambio recibiendo todo tipo de comentarios de espectadores de diversas edades, gustos, aperturas y/o prejuicios.

La configuración de este proyecto fue cobrando forma y sentido gracias la posibilidad de residir desde el 10 de agosto/12 en el mismo lugar donde se realizaría la muestra y de todas las experiencias que fueron surgiendo durante mi estadía en Buenos Aires.


"Niño: ¡Qué asco!  (dice mientras mezcla un gesto burlón y de desagrado)
   Padre: Si, si (responde)

 ...[Ambos se detienen por poco tiempo frente al video proyectado, ven en el momento en que los pies están en primer plano y al fondo las manos haciendo una bolita entre las piernas]...

Niño: Sonríe y mira al padre (al volver a pasar frente al video)
Padre: -Niega con la cabeza- (desaprobando nuevamente el contenido del mismo)    


Veo a un grupo de hombres frente a la proyección, comentan, entre ellos se ríen y se quedan largo rato observando hasta que uno de ellos estira los brazos, une sus dedos índices y se sitúa de tal forma que su sombra queda en la proyección, salta varias veces, haciendo que su sombra fálica “entre y salga” en medio de las nalgas, mientras sostiene en su rostro una sonrisa, esperando que su atrevimiento y “conducta varoníl” genere alguna reacción en sus amigos, algunos se ríen.

Un joven le dice a otro: Están buenas sus piernas.

Otro me comenta: Me gusta la perspectiva desde donde se está mostrando el cuerpo de la mujer, porque se sale de las convenciones en que se exhiben y las exhiben, como un producto más.

Muchas encarnan ese ideal de mujer, buscando ángulos que favorezcan la voluptuosidad de sus tetas y culo, aquí en cambio, hay un cuerpo amorfo que se superpone, que invita a recorrerlo como paisaje.


         Otro joven me dice: Cuando pasé y vi rápidamente el video creí que era una mujer                   masturbándose, después me di cuenta que estaba introduciéndose algo en la concha (vagina).

        Otro me pregunta: ¿Cómo hiciste para que la modelo aceptara ser grabada desde ahí?
       Respondo: soy yo, yo quería hacerlo.
       Él: ¡Ah! es un trabajo muy personal.

        Una amiga (Aidana Rico Chávez) me comenta: Me fijé en cómo caía el peso del cuerpo          sobre los pies a medida que pasaba el tiempo.

        Un amigo (Javier del Olmo) me dice: ¿Viste las reacciones de la gente? es interesante ver          lo que pasa.

        Un joven me dice: ¡Eres una hija de puta! (expresión en sentido positivo y de halago), tienes       muchas guevas, o mejor dicho, muchos ovarios para hacer lo que hiciste. Me gustó tu laburo.


       COMENTARIOS SOBRE LAS CÁNDIDAS MICELIALES Y MI RELATO

Durante la muestra mi cuerpo y voz se incorporan a la misma, para relatar la transformación del hongo micelial, ilustrándolo con el libro impreso, las decisiones que tomé para hacer la video- acción y reflexiones en torno a este trabajo, mi relato se iba nutriendo con los comentarios de la gente y sobre las inquietudes que a ellos les surgían. Podía estarle contando a una persona o a quince, todo el tiempo se renovaban los oyentes e interesados en escuchar.

Una joven me dice: ¿Sabías que la gente está regando la voz, acercándose a personas que no conoce para sugerirle que vengan a escuchar tu relato?

Entonces pensé: Un voz a voz para escuchar otra voz.

Un adulto: Ya vengo, voy a llamar a unos amigos para que escuchen, que loco, se van a sorprender.

Un adulto: Yo ya escuché el relato pero ellas dos no, ¿podrías contarles de qué se trata? (pasó en varias ocasiones que alguien que había escuchado el relato traía a otras para que me escucharan).

Un joven: Quiero volver a escuchar el relato y seguir contemplando estos hongos, son fascinantes.

Un joven me dice
: Cuando la mina (chica) tiene el periodo decimos entre nosotros que salió “fideos con tuco (salsa de tomate)”.

Otro joven
: Yo estoy recolectando mi sémen y queda con una consistencia de dulce de leche (arequipe).

Un adulto me dice
: ¿Ya le puso nombre a sus hijos hongos?

Otro me dice
: Ahora hay que buscarle novia.
Varios preguntaron: ¿Cómo se le ocurrió guardar sangre menstrual en un frasquito?

A algunos les decía que se me había ocurrido experimentando con mi cuerpo y a otros que había sido al pensar cómo retener algo efímero como es la sangre, y no cualquier sangre, la sangre mentrual que se manifiesta cada 28 días en las mujeres, capaz de dar vida humana si llegase a haber fecundación, y como no fue así en lugar de botarla la he guardado en un frasco de vidrio y regalado a alguien que quería en ese entonces, y para nuestra sorpresa a las dos semanas aparecieron esos hongos, llamados cándidas miceliales. Meses después volví a hacer el mismo procedimiento y no volvieron a aperecer los hongos, solo tengo los que ven aquí.

Una mujer
: ¡Waa! ¡Es increíble! parece una constelación, una galaxia en miniatura. (Mientras observaba con la lupa los hongos)

Un niño: ¿De verdad esos hongos están vivos?
Yo: Si, y salieron de mi sangre menstrual y partículas del ambiente.
Un niño: ¿Y el video es esto mismo?
Yo: Ahí estoy haciendo esta bolita de gasa permeada de sangre que está aquí afuera, la otra la hice hace un año y en estas fotos puedes ver cómo se ha ido transformando.
Un niño: ¿Tú eres la del video?
Yo: Si, soy yo.
[Va con sus demás amigos nuevamente a ver el video]
El mismo niño: ¡Pero está desnuda! jijiji (se ríe tapándose la boca)
Yo: ¿Qué pasa?
El mismo niño: Yo no lo haría.
Yo: ¿Por qué?
El mismo niño: Porque me da vergüenza.

Un adulto: ¿Sabías que tenemos cándidas miceliales por todo el cuerpo? y que si llegan a acumularse generan varias capas blancas como la de esta fotografía, eso es el cáncer. Mientras tanto son benéficas y hacen parte de nosotros. Yo soy médico, puedo enviarle información al respecto.

Una mujer
: Lo que me gusta de los huecos en la pared es que en algunos hay telarañas, hay vida dentro.

Nota: Los comentarios no son textuales, sin embargo, guardan el contenido de lo que me decían o yo alcanzaba a escuchar disimuladamente".   
















SUTIL DESGARRO
Proyecto ganador de la Residencia Internacional
Artística en CheLA.


23 y 24 de nov. de 2012
Muestra Satélite 9 en el Centro Hipermediático Experimental Latinoamericano CheLA 
(Buenos Aires, Argentina)