Agradecimientos: Organizadores del Festival Nómades (Soledad Sánchez Goldar, Celeste Sánchez Goldar, Luis Eduardo (Lemu) Martínez y Santiago Cao), Juan Sebastián Sarzur, María Angélica Goldar Parodi, Juan José Estévez, Juan Montelpare, Yanina Molina y artistas invitados 
al Festival.



Puente en Río Ceballos
por Tzitzi Barrantes


"-¿De qué organización sos?
-De ninguna, estoy dibujando
  puentes, soy artista
-Yo también pinto
-Eres un artista
-¿Dibujar puentes?
¿Qué pasará por tu mundo?"

[Dice un señor que está podando el pasto que ronda el río comunal. Me vió pasar del otro lado del río, y en sentido contrario del mismo, con un cuaderno y un bolígrafo, cuando vuelvo a pasar por ahí me detengo y él ve cómo anoto o hago algo con el bolígrafo sobre el cuaderno, me pregunta esto y yo continúo ahora para el lado contrario. Su pregunta me hace pensar en que él se permitió mientras hacía esa pregunta imaginar otros mundos posibles. (17/08/12. Río Ceballos, Córdoba)]


"ESPACIO VERDE $ 5 P/P
MESA Y ASADOR $ 25 P/P"

[Letreros que encontraba durante el recorrido por el río de Río Ceballos, en las zonas
más limpias y con el pasto podado a ras del suelo. (17/08/12. Río Ceballos, Córdoba)]


"Es muy difícil ser sencillo"

[Dice Jaime Kahywara, artesano y poeta boliviano que me vende los dos brazaletes o pulseras negras de cuero en la Plaza San Martín de Córdoba. Luego de contarle sobre la acción que iba a realizar en el río con estas pulseras y que él me leyera sus escritos sobre un viajero que percibía la grandeza y la sencillez del río, y a partir de ahí llegaramos a reflexiones sobre la importancia de cuidar el entorno en que vivimos y desacelerarnos para vivir el aquí y ahora. (17/08/12. Río Ceballos, Córdoba)]



"Nómade 1

Los restos descansan en el mimbre
han sido traídos por el río, viaje de alcantarillas
sobre los rastros oxidados,
esperan idos el argumento de las piedras
con la extraña oscuridad de lo que esta hecho para partir
Tzitzi teje en otro tiempo la ingesta cotidiana
la cascada abierta habla al cuerpo muerto
mientras esperamos convencidos, el  próximo sueño".

[Por Yanina Molina refiriéndose a la acción Puente en Río Cebellos (Córdoba, Argentina)]


Llueve mientras sumerjo mis pies en el agua, camino dentro del río llevando enganchado a mis tobillos dos cestas de mimbre, éstas flotan mientras van pescando algunas plantas sueltas en el agua, cuando encuentro empaques y bolsas plásticas (residuos producidos por humanos) retenidas por algunas piedras, plantas acuáticas o aglomeraciones de ramas, las levanto y exprimo, algunas tienen barro que dejo escurrir por mi brazo, luego las coloco sobre una de las cestas utilizando lana que pasa de un lado a otro, entre una fibra de mimbre y otra, enhebrando y amarrando fuertemente las dos puntas, cada vez que amarro alguna bolsa plástica que voy encontrando en el río dejo un excedente de lana,  todo cambia durante el trayecto, la lana blanca se vuelve terrosa, los plásticos que voy encontrando cada uno tiene su propio carácter, unos mimetizados con el paisaje, llenos de un musgo verdoso o terroso; otros al tocarlos parecen gelatina, están deshechos, semilíquidos; otros son pesados y al extenderlos, sacudirlos y exprimirlos,  siento que tengo en mi mano ropa o sábanas [recordándome de inmediato el acto de lavar sobre una piedra a las orillas de un río, un acto que vivió mi madre en su juventud].

Transitar en el mismo flujo del río y dentro de él me permite ir renovando mi propia percepción del mismo y del paisaje en el cual estamos inmersos, nunca era el mismo y, sin embargo, comenzaba a identificar en que zonas el agua era más profunda, cuando iba a llegar a una zona arenosa, cuando me esperaba una corriente más fuerte, agua transparente o turbia, etc.

A medida que cambiaba el paisaje cambiaban las clases de puentes, unos más chicos, otros metálicos, de madera, coloridos, altos o bajos, peatonales, para vehículos, etc. A nivel auditivo también iba cambiando, era en sí, un flujo que no paraba de transmutar.

Sin embargo, la metáfora de la transmutación tuvo un quiebre para mí cuando veo junto al río un gato, inmóvil y tieso, mi cuerpo que iba en el sentido de la corriente retrocede de espaldas, diciendo repetidamente “NO”, un no que no le llega a las personas presentes y en cambio sí, recorre internamente mi cuerpo, se pega a mis costillas y luego las arrastra a mi columna vertebral que se inmuta, esa fue mi reacción y sensación hacia la muerte. Dicho acontecimiento me deja alterada, no puedo seguir por el río como si me hubiese encontrado con cualquier plástico, salgo del agua, desprendo de mis tobillos las dos cestas de mimbre que ya han acumulado varios residuos sólidos, los sumerjo en el agua y luego los sitúo sobre el gato, dejando que el agua caiga y peine su pelaje blanco, mientras tanto me pregunto ¿Por qué reaccionó mi cuerpo de la misma manera que había reaccionado meses atrás al enterarme de la muerte de un amigo y colega? ¿Hay algo que las relacione? consideré que las relacioné instintivamente por el hecho de tratarse de muertes inexplicables para mí, puesto que el gatico no tenía ninguna herida, era muy joven, se veía lleno de vida, y sin embargo, yacía ahí, eso mismo me pasaba con ese amigo, que de un momento para otro “solo” murió. Y ahora, ¿cómo trasladar o transformar esos sentimientos?

Seguí caminando por el río, habiendo transcurrido una hora y media aproximadamente, dejo las cestas sobre uno de los puentes que atraviesan el río, y camino por una calle paralela al mismo, sintiendo el cuerpo liviano y los pies con el recuerdo (durante varios días) de las piedras por las cuales transitaron.


9 y 28 de noviembre de 2012
Buenos Aires, Argentina

PUENTE EN RÍO CEBALLOS
Tzitzi Barrantes



















Puente en Río Ceballos

19 de octubre de
 2012
Festival Itinerante de Performance e intervenciones Urbanas. 
NÓMADES.