Persistencia. 2do momento. Tzitzi Barrantes / Fotos: Marcela Tolosa.




Curadora invitada: Aidana Rico Chávez. Vol. II de la Serie curatorial Open Field/Campo abiertO. Creado por: Graciela Ovejero Postigo para Peras de Olmo. Acción realizada en simultánea a acciones de: Inti Pujol, Andrea Trotta, Constanza Bitthoff y José de Diego.



Persistencia. 
2do momento
por Tzitzi Barrantes

Me acuesto junto a una de las dos estructuras en madera que se elevan del suelo al techo soportadas por la pared. Allí pongo a caminar mis pies contra la pared y de esta manera estirar y abrir más mis piernas, permanezco unos segundos. 

Me levanto sujetando unos nailon que penden de las dos estructuras, camino hacia adelante sin ver cómo se destruyen las dos estructuras de madera (realizadas durante un periodo de varios días con palos, maderas, palets, escobas, tablas, etc. encontradas en las calles aledañas al lugar de la acción), solo escucho cómo se derrumba. 

Desplazo del patio al espacio cerrado un tronco que previamente le quité la corteza, lo coloco de tal manera que su centro se eleva, busco entre el montón de madera (que anteriormente fue la estructura) unas tablas de parquet, las junto creando un rectángulo, froto un pedazo de carbón sobre las tablas dejando desnuda una parte de la misma formando un círculo, este rectángulo de tablas está justo debajo del tronco. Mi cuerpo se posa boca abajo sobre el tronco desnudo (sin corteza), permanezco. 

Comienzo a emitir en simultánea dos sonidos, uno, el crujir de carbón dentro de mi boca y, el otro, un chorro de orina que emerge de mi vagina. El carbón es cada vez más líquido, no dejo pasar ni una sola gota por mi garganta, lo expulso en el centro del círculo de tablas (que aparece por la ausencia de pigmento de carbón) y sobre los orines.

El carbón líquido también se escurre por mis labios, mentón, cuello y pecho, dejando una marca en mi cuerpo que poco a poco se seca. Busco entre los montículos de madera ramitas que se ajusten a la distancia que hay entre un cuerpo y otros (de los espectadores-presenciadores), me acerco a cada uno de ellos y coloco, por ejemplo, una punta de la ramita en el hombro de alguien y la otra punta en el hombro de otra persona, también coloco ramitas en los espacios vacío entre un mismo cuerpo, es decir, en el espacio que hay entre la punta del pie y el ombligo cuando alguien está sentado en el suel o la distancia que hay entre el hombro y la oreja, ahí insertaba ramitas y las personas decidían si mantenían su cuerpo en esa misma posición para sostenerlas, si se acercaba un poco más a la persona de al lado para mantener con más firmeza la ramita que los unía y dependía de ellos si se caía al suelo, entre otras reacciones.

Las demás ramas, palos y/o tablas que ahora yacían en el suelo de madera, las llevo a una cuenca metálica que se encuentra en el patio exterior, y con ayuda de unos fósforos y papel de periódico se prende una pequeña llama, que entre todos los presentes vamos alimentando hasta hacerla crecer, la contemplamos, recibimos su calor. Simultáneamente Andrea Trotta quien también acciona en el mismo lugar, le ofrece al fuego cubos de hielo; Constanza Bitthoff le vierte carbón sobre la cuenca en llamas; y José de Diego e Inti Pujol arrastran el gran tronco desnudo (sin corteza) y lo sumergen también en la cuenca. El fuego crepita, en un momento lo observamos en pleno silencio, dejándonos invadir del accionar del fuego. Al extinguirse, todo se transforma en carbón.





















Persistencia. 
2do momento

29 de sep. de
 2012
Borradores - 2° Open 
Field en Peras de Olmo.
Buenos Aires, Argentina.