Fotos: Roy Lu y Alejandra Dorado Cámara



Agradecimientos: Alejandra Dorado Cámara, Douglas Rodrigo Rada,
Centro Cultural Simón I. Patiño y Santiago Cao.


Después de tomar agua potable y ofrecerle a mi bebé, darle de tomar teta y pedirle a los presentes que me den varios vasos con agua para intentar saciar mi sed de madre lactante en una ciudad donde no se puede tomar agua de la llave (grifo o canilla) como en Bogotá, orino sobre una cinta negra que tiene huecas las palabras “SE VENDE”, mi líquido atraviesa las palabras sin lograr “marcar territorio”, pues muchos de los recursos naturales se han vendido o entregado a empresas privadas para que las “administren”.

Sobre un televisor escribo “ya no” SE VENDE (cinta negra y ahora húmeda) teniendo en cuenta el hecho histórico de “La Guerra del Agua en Cochabamba” (2002)* donde las personas se organizaron y se manifestaron persistentemente en contra de la privatización de la misma logrando recuperar su derecho al agua, sin embargo, sigo escribiendo: “pero SE DESCUIDA” para enfatizar en el deterioro y contaminación que vive la única y gran laguna ALALAY ubicada en medio de la urbe de Cochabamba, la cual vivió este año 2016 una catástrofe ambiental donde murieron toneladas de peces, y como me dijo una chola vecina de la laguna: la contaminación del agua lleva muchos años... 

El televisor que recibe la frase: “ya no SE VENDE pero SE DESCUIDA” emite un fragmento en video de la “tragedia ambiental”* de la Laguna Alalay, en la imagen: un cardumen de peces inmóviles flotando en un agua donde se estremecen débiles ondas y a lo lejos dos montañas atiborradas de casas llamadas Monte Verde donde el “verde” es inexistente.   

El otro televisor expone a un minúsculo ser que vive en menos de una gota de agua.
De un lado, una gota llena de vida y, del otro, una laguna llena de cadáveres.


* "La Guerra del Agua en Cochabamba":

"En los primeros meses del año 2000, miles de habitantes de Cochabamba, Bolivia, se echaron a las calles. Protestaban por la toma del sistema de provisión de agua de su ciudad por una subsidiaria perteneciente a una gigantesca corporación estadounidense, la Bechtel, y exigían la revocación de una reciente ley de aguas que amenazaba entregar el control del sistema rural de provisión de agua a la empresa Bechtel, En tres oportunidades distintas, los pobladores de Cochabamba y sus vecinos del campo cerraron el acceso a la ciudad con huelgas generales y bloqueos de carreteras. El entonces presidente de Bolivia, anteriormente un dictador, respondió con tropas militares y la suspensión de derechos constitucionales". Fuente: ver

 Véase:


* “Tragedia Ambiental” en la Laguna Alalay: Ver - ver

De aquí extraje unos pocos segundos de video para uno de los televisores:
























Hondo-nada

21 de mayo/16
IV Festival de Performance y Accionismo CIMIENTOS
(Cochabamba, Bolivia).